Skip to Main Content

Planificación Familiar Y STD

Planificación familiar y enfermedades de transmisión sexual

Una STD (sexually transmitted disease, enfermedad de transmisión sexual) es una afección que se contagia durante las relaciones sexuales. (Una STD también puede llamarse STI [sexually transmitted infection, infección de transmisión sexual]). Puede contagiarse una STD si tiene relaciones sexuales con alguien que la padezca. Cualquier relación sexual que involucre el pene, la vagina, el ano o la boca puede contagiar la enfermedad. Algunas STD se contagian a través de los fluidos corporales, como el semen, las secreciones vaginales o la sangre. Otras se contagian mediante el contacto con la piel afectada.

 

Cualquier persona que mantenga relaciones sexuales puede contraer una STD.

El riesgo aumenta en los siguientes casos:

  • Tiene más de una pareja. Mientras más parejas tenga, mayor será el riesgo.
  • Su pareja tiene otras parejas. Si su pareja está expuesta a una STD, usted también podría estarlo.
  • Usted o su pareja han tenido relaciones sexuales con otras personas en el pasado. Cualquiera de ustedes puede ser portador de una STD y haberla contraído de una pareja anterior.
  • Usted tiene una STD. Las STD pueden causar llagas u otros problemas de salud que aumentan su vulnerabilidad a infecciones nuevas. El riesgo seguirá siendo alto a menos que cambie los comportamientos que lo pusieron en peligro de contraer la infección actual.

La única forma segura de saber si tiene una STD es realizándose un control con un proveedor de atención de salud. Si nota cambios en cómo luce el cuerpo o cómo se siente, contrólese. Pero tenga en cuenta que las STD no siempre manifiestan síntomas. Por lo tanto, si está en riesgo de padecer una STD, contrólese periódicamente. Si descubre que tiene una STD, asegúrese de que su pareja también reciba tratamiento. De lo contario, su salud está en riesgo. Y si no se hace tratar, su pareja podría contagiarle la STD nuevamente o transmitírsela a otras personas.

Esté atento a los cambios que puedan aparecer en su cuerpo y el de su pareja. Es posible que los síntomas se presenten en la vagina, el pene, el recto, la boca o la garganta, o bien cerca de estos.

Algunos síntomas son los siguientes:

  • Secreción poco común.
  • Bultos, protuberancias o erupciones.
  • Llagas que pueden doler, picar o ser indoloras.
  • Picazón en la piel.
  • Ardor al orinar.
  • Dolor en la pelvis, el abdomen o el recto.

Si no se tratan, ciertas STD pueden causar cáncer e incluso la muerte. Algunas pueden provocar daños a los bebés por nacer cuyas madres están infectadas. Otras pueden causar esterilidad (es decir, imposibilidad para tener hijos). Puede prevenir estos problemas si mantiene relaciones sexuales más seguras, se realiza chequeos periódicos y recibe tratamiento a tiempo. Siempre use condones de látex cuando tenga relaciones sexuales. Hágase análisis si está en riesgo. Y reciba tratamiento a tiempo si tiene una STD.