Skip to Main Content

Colesterol

¿Conoce sus niveles de colesterol?

Si en este momento no puede recordarlos, podría significar que ya es hora de hacerse un análisis de sangre de rutina para advertir el riesgo de problemas cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

El colesterol es una sustancia grasa que ayuda al cuerpo a funcionar correctamente. El hígado produce el colesterol que necesitamos, pero podemos obtener más cantidad de lo que comemos.

Los dos tipos principales de colesterol son los siguientes:

  • Lipoproteína de baja densidad o colesterol malo. Se pueden acumular cantidades excesivas en las paredes de las arterias, lo que estrecha el paso y reduce el flujo sanguíneo al corazón y al cerebro. Esto se denomina aterosclerosis (el endurecimiento de las arterias) y aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.
  • HDL (high-density lipoprotein, lipoproteína de alta densidad) o colesterol bueno. Ayuda a despejar el exceso de colesterol de los vasos sanguíneos.

Al mantener los niveles de colesterol dentro de un intervalo saludable, se reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Pero no sabrá si sus valores deben mejorar a menos que los controle. Un simple análisis de sangre denominado perfil de lipoproteínas revela el conteo total de colesterol, así como los niveles de colesterol de LDL y HDL, y otro tipo de grasa llamada triglicéridos. La mayoría de los adultos se deberían hacer el análisis cada cinco años, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

Su médico puede explicar qué significan esos valores y qué nivel de colesterol debería establecerse como objetivo. Si debe mejorar sus valores, hable con el médico sobre qué medidas puede tomar. Los cambios en el estilo de vida, como los que se mencionan a continuación, pueden ayudar:

  • Adopte una alimentación saludable, baja en grasas saturadas, grasas trans y colesterol. Además, asegúrese de que su alimentación incluya altos niveles de fibra, frutas y vegetales.
  • Haga al menos 30 minutos de actividad aérobica de intensidad moderada por día.
  • Adelgace si es necesario.

Algunas personas también necesitan medicamentos para poder reducir el colesterol. Pero, incluso si toma medicamentos, los cambios en el estilo de vida son importantes.

Dé el primer paso. Pida a su médico que controle su colesterol y conozca sus valores.